Perda de capital humano

Na Espanha o problema de formação e manutenção dos médicos de família é importante…

Los médicos de familia de Castilla y León denuncian “la pérdida de capital humano altamente cualificado” por culpa del actual sistema sanitario

Redacción

Una cuarta parte de los residentes con especialidad en Medicina de Familia en la comunidad emigra nada más terminar su formación, según un estudio de la socalemFYC

Segovia (20-10-10).- Una cuarta parte de los residentes con especialidad en medicina de familia de Castilla y León emigra nada más terminar su formación. Así se desprende de un estudio realizado por la Sociedad Castellano y Leonesa de Medicina de Familia y Comunitaria (socalemFYC), presentado por su presidente, Miguel Ángel Díez, en el Congreso Regional.

Así, en 2010 un 28,5 por ciento de los médicos que finalizaron su residencia se marcharon al día siguiente. Del 60’5 por ciento que se quedó, sólo un 32,5 por ciento está vinculado a la Atención Primaria. Esta pérdida de capital humano se debe a la falta de trabajo en la región para estos profesionales o a la precariedad de sus contratos que, la mayoría de las veces, se basa en eventualidades, sustituciones o contratos cómo Médicos de Área o en las urgencias de los hospitales.

Otras CCAA, como Madrid o Castilla-La Mancha, están aprovechando esta coyuntura contratando a los profesionales de alta cualificación formados en nuestra región, con la pérdida de capital, humano y económico, que conlleva para Castilla y León. En palabras de Miguel Ángel Díez, la situación se podría definir como “la pérdida de la cantera o cómo el Barça regaló a Messi”.

Y no sólo eso. La situación empeorará dentro de diez años. “Estamos haciendo una apuesta de futuro muy arriesgada. Estamos invirtiendo en formar profesionales que, después, no trabajarán para la región. Lo peor llegará cuando, en diez años, la mayoría de los médicos de familia nos jubilemos y haya que importar médicos de fuera de España”, se lamentaba Verónica Casado, presidenta de la Comisión Nacional de la Especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria.

La mayoría de los profesionales de la especialidad ronda actualmente los 55 años. Dentro de diez, habrá un gran número de jubilaciones pero no de médicos para sustituirlos, puesto que los formados en la comunidad se habrán marchado. La solución, según Casado, pasa por la planificación. “Ahora es el momento de planificar el número de estudiantes y de especialidades por comunidades autónomas. Esta es la única forma de asegurarnos una cobertura laboral en el futuro”.

Cambios en el sistema MIR

El sistema de residencia español ha tenido un gran impacto a nivel de formación y en cuanto a motor de cambio del sistema sanitario español. El programa MIR supone para el médico un aprendizaje de campo, a la vez de estar tutelado. Pero, como todos los sistemas, debe ir evolucionando al mismo ritmo que los cambios demográficos que se están produciendo a nivel global: envejecimiento de la población y llegada de inmigrantes, entre otros. Por otro lado, también se están produciendo muchos avances científicos-técnicos y en las tecnologías de la formación, evaluación y comunicación.

Mientras, no puede dejarse de lado la calidad y seguridad de los pacientes, ni se puede olvidar que a pesar de la creación de múltiples especialidades, el ser humano es complejo y debe ser tratado dentro de esa complejidad.

El debate que se está produciendo en la formación médica es la búsqueda de ese equilibrio entre los avances científicos y sus múltiples especialidades y la formación integral en las personas. Por ello surge la troncalidad en el sistema MIR.

Esta reforma puede calificarse, en palabras de Verónica Casado, de una apuesta tan importante como cuando se introdujo el MIR en 1978. Existirán distintos niveles de formación, como el grado máster (adaptándose de esta manera al Espacio Europeo de Educación Superior) y la formación especializada. Esta educación especializada tendrá un carácter troncal (médico, quirúrgico, laboratorio e imagen) y después, una formación en la especialidad específica y en las llamadas “áreas de capacitación”, que englobarán la alta especialización.

La poca valoración académica del médico de familia

Uno de los objetivos del nuevo sistema MIR es el reconocimiento a nivel académico y universitario de la Medicina Familiar y Comunitaria. En una encuesta realizada a 5.000 estudiantes de Medicina, se reveló que el 95 por ciento de ellos consideraba que el médico de familia posee la función más importante del sistema sanitario pero que no le otorga prestigio académico.

Un hecho que contrasta profundamente con la realidad puesto que, de todo el sistema sanitario, el médico de familia es el que mejor está valorado socialmente por la población.

La socalemFYC está muy satisfecha de alta participación que ha tenido el Congreso Regional. Según José Rodríguez, presidente del Comité Organizador, el balance final del encuentro ha sido de 150 asistentes, con una alta representación de residentes, más de 80, lo que demuestra la preocupación de este colectivo por su formación y la importancia de que retengamos a estos profesionales altamente cualificados.

En total se han presentado 41 trabajos de investigación. El primer premio, otorgado por la Gerencia de Atención Primaria de Segovia y dotado con 300 euros, ha sido para la comunicación ‘Nuevo programa. Nuevas metodologías’, presentado por Vanessa Iglesias Rodríguez.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s